01_Hoy descubrí el Cielo: Etapa 1

01_Hoy descubrí el Cielo: Etapa 1

Dios nos ha pensado desde siempre y nos acompaña desde la creación hasta “cielos nuevos y tierras nuevas”

 

A) Para los asistentes. Puntos de las charlas de Chiara: estar en relación con Dios que nos creó

1) Para poder rezar -“hablar con Dios”- debo saber que Dios existe. Chiara en 1988, hablando de la oración en familia, lo había subrayado “[…] Para que los niños aprendan a rezar a Dios, hace falta ante todo que les sea revelada esta realidad, que descubran su existencia. Deben saber que Dios existe. […]”. [1]

2) Otro punto subrayado por Chiara en varias charlas es cuán importante es la oración en la vida del hombre, es constitutiva del hombre: la relación con Dios diferencia al hombre de las otras criaturas. La persona es realmente tal si reza” [2].

3) Esta relación con Dios la encontramos en varias religiones. Chiara hace notar estas “afinidades” hablando a los públicos más variados, como a los budistas en 1981, o a los musulmanes algunos años después. Este es un párrafo de su discurso durante el encuentro en Castelgandolfo en 1999 justamente con los amigos musulmanes: “[…] La oración es un elemento esencial de nuestra vida espiritual. Sin ella no hay verdadera vida espiritual. Se puede vivir sin comer pero no sin respirar, y la oración es el aliento del alma. Sé que hablo a creyentes en Dios que saben qué es la oración. Es más, se podría decir - me parece – que el Islam es la religión de la oración, no sólo porque ésta, que ustedes hacen cinco veces al día, es uno de sus cinco pilares, sino también porque cualquier verso del Corán, si recitado con fe, tiene el valor de oración. […] La oración es constitutiva del hombre, de su ser hombre. La persona es realmente tal si reza. La oración es relación con Dios. Creado por Dios a Su imagen y semejanza, el hombre tiene la posibilidad de una relación con Él, de tú a Tú.  […] “ 3.

4) Finalmente para rezar bien es necesario “pensar a menudo en el Paraíso”, tener presente no sólo de dónde venimos sino a dónde estamos yendo. En el mismo encuentro del 1999, Chiara había dicho a los amigos musulmanes: “[…] En el Cielo, de hecho, a donde esperamos llegar, la vida no será apostolado u otra cosa, sino alabanza, adoración, agradecimiento a Dios. Por eso debemos aprender desde ahora a vivir como se vivirá allá en el Cielo. Para rezar bien hace falta pensar a menudo en el Paraíso. Tener el deseo de la visión de Dios que he encontrado también en la vida y en los escritos de muchos creyentes sinceros del Islam. […] “ [3]

B) Objetivos del encuentro GEN4

-Descubrir la relación de amor de Dios con el hombre: Dios me creó, me acompaña y yo puedo hablar con Él

-Agradecer a Dios por todo lo que nos ha dado; por la creación que nos remite a Dios y nos ayuda a conocer el amor de Dios

C) Contenidos del encuentro GEN4: gotas de luz con la Sagrada Escrituray con la Espiritualidad (respuestas/historia de Chiara)

Sagrada Escritura:

-episodio de la Creación y presentación del recorrido “De la creación a los cielos nuevos y tierras nuevas”: yo también existo (poner la foto); experiencias relacionadas con dar gracias a Dios por todo lo que nos ha dado y con la creación, que nos remite a Dios. (Anexos C1)

Espiritualidad:

-Respuestas de Chiara (Anexo C2):

Un gen4: "Muchos chicos dicen que Dios no existe, pero Dios existe, "¿cómo se lo puedo decir?"  [4]

Chiara: ¡Esto es importante! Es una pregunta importante. […] es muy importante gen porque hay muchos chicos que dicen que Dios no existe. Entonces él quiere saber ¿qué les puede decir?. Bien yo diría así: Mira el cielo es inmenso; mira las estrellas, están lejos años luz; mira el mar es inmenso; mira las montañas parece que tocan el cielo. ¿Las has hecho tu? "¡No!" dirá. Tampoco yo. ¿Las ha hecho tu abuelo? "No", dirá. Tampoco el mío. ¿Las ha hecho tu bisabuelo. "No". Tampoco el mío. ¿Qué hombre en la tierra puede decir que ha hecho el mar, el cielo, la gran cantidad de flores? ¡Nadie! Entonces alguien tiene que haberlo hecho. Por ejemplo si digo que "tenía esta hermosa casita y de repente ya no está, digo, se ve que alguien vino y me la robó". Del mismo modo: "si existe el cielo, si hay estrellas, alguien las ha hecho; ¿quién las ha hecho? ¡Dios, es lógico, es lógico! Porque miren, dirán: "Pero Dios no se ve, ¿cómo pueden decir que existe? Pero tampoco el aire se ve, mira el aire, existe, porque respiro, porque respiran, si faltase, moriríamos todos, y sin embargo no se ve. Hay cosas que no se ven y sin embargo existen, como Dios. ¡Y tienen que convencer a todos! Bien, ven el mar, que yo no lo he hecho; las montañas, que parece que tocan el cielo, me parece que es el Cervino; y muchas flores, muchas flores que sólo Dios puede haber hecho. […]

Chiara: Todavía otro gen 4, Samuel. Ah, Samuel, hola, veamos

Eli: "Dios hizo todo, pero ¿quién hizo a Dios?"[5]

Chiara: Esta es una hermosa pregunta. Mira Samuel, solo te digo esto. Ven aquí Samuel, donde pueda verte mejor Aquí Samuel. Mira, tu me dices dices: "Dios hizo todo" y tienes razón porque esto lo entiendes perfectamente. Porque las estrellas no las hice yo, ni tú, ni tu padre, ni tu abuelo: alguien las hizo, Dios las hizo, pero tú dices: "¿Y quién hizo a Dios?", Nadie. Dios siempre ha estado ahí. ¿entendido? Recuérdalo.

Un gen4: Soy Andrea de Grottaferrata. • "Queridísima Chiara, ¿cómo existía Dios si aún no había creado el cielo?" [6]

Chiara: [...] El cielo, incluso el azul que vemos, incluso cuando hay nubes, incluso cuando viene la tormenta y  todo se pone negro, o cuando brilla el sol, fue Dios quien lo creó, Él lo hizo. Pero Dios no es el cielo azul, Dios es un espíritu y no se ve, como el aire no se ve, y sin embargo existe. ¡Ay de nosotros si no hubiera aire aquí, yo no podría respirar y me moriría, y tú también!. Así que el aire está ahí pero no puedes verlo; entonces Dios existe pero no puede ser visto. Es espíritu, es puro espíritu, y vive en el fondo de nuestro corazón, está dentro porque es espíritu. Es por eso que cuando oramos podemos entrar donde está Jesús y hablar con él. Recuerda esto entonces. (Aplausos)

-Historia de Chiara (Anexo C3):  Yo también tuve la edad de ustedes, gen4

Narradora: Chiara nació en Trento, en el Norte de Italia. Su nombre de bautismo era Silvia, y así la llamaban sus padres, su papá Luigi y su mamá Luigia, su hermano mayor Gino, y sus hermanas Liliana y Carla; pero todos nosotros la hemos conocido siempre como Chiara, nombre que ella eligió a los 23 años, cuando quería amar a Dios tanto como había hecho una jovencita de Asís que luego fue santa: santa Clara de Asís. A Chiara desde pequeña le gustaban las cosas bellas de la naturaleza, y oír hablar de Dios que las había creado. Por eso iba a menudo a escuchar a Sor Carolina que reunía a muchas niñas y les hablaba de Dios, de Jesús…Y Chiara cuenta[7] también que, cuando tenía 7 años, Sor Carolina las llevaba, –a ella y a sus amiguitas de 4, 5 y 6 años– a una iglesia de Trento, donde se hacía la adoración durante una hora. A Chiara le gustaba arrodillarse precisamente delante, para mirar sin distraerse y hablar con Jesús en la Hostia que estaba expuesta: “Oye Jesús, Tú has creado el sol; el sol da luz y calor, yo te miro fijo, fijo y Tú a través de los ojos ponme dentro del alma la luz espiritual y el calor espiritual”. Chiara se lo decía a Jesús cada vez que iba, mirándolo fijamente, esperando que Él la iluminase, le inflamase el corazón.

Y fue también Sor Carolina[8] la que le enseñó a Chiara a hacer actos de amor, dándoles a ella y a las otras niñas un vestidito de papel para el Niño Jesús. Este vestidito tenía muchos cortes. Cuando se hacía un acto de amor se levantaba uno de los trocitos cortados de modo que al final el vestidito parecía todo bordado por los muchos actos de amor hechos. Cuando todo el vestidito estaba bordado de amor se lo llevaban a Jesús.

D) Ideas y otros materiales para realizar el encuentro: Anexos D

__________________________________________________________________________________

[1] C. Lubich, Faenza, 10 abril 1988, a las familias, “La oración en familia”

[2] C. Lubich, Castel Gandolfo, 24 de diciembre de 1998, a los focolarinos, “V° tema sobre la espiritualidad colectiva – 3° aspecto: 'El amor eleva'"

[3] C. Lubich, Castel Gandolfo, 25 octubre 1999, encuentro amigos musulmanes, “La oración, la meditación y la unión con Dios”

[4] C. Lubich, Castelgandolfo, 18.6.1988, congreso Gen4, respuesta n° 17

[5] C. Lubich, Loppiano, 5.5.1989, a los Gen4, respuesta n° 7

[6] C. Lubich, Castelgandolfo, 8.6.1996, al congreso Gen4, respuesta n° 10

[7] Cf. C. Lubich, Rocca di Papa, 4 julio 1967, a las Gen pequeñas: “Su historia de niña"

[8] Cf. C. Lubich, Castelgandolfo, 28 abril 1992, Congreso Gen 4, respuesta n° 1

  • Versione
  • 3 Scarica
  • 9.76 MB Dimensioni file

FileAzione
ABC_Etapa 01_OBJETIVOS_CONTENIDOS_TextScarica
C1.1_Etapa 01_Presentación del recorrido “De la creación a los cielos nuevos y tierras nuevas”_POSTERScarica
C1.2_Etapa 01_La Creación_PPTScarica
C2_Etapa 01_Respuestas de Chiara_VIDEOScarica
C3_Etapa 01_Historia de Chiara_VIDEOScarica
D_Etapa 01_IDEAS PARA REALIZAR EL ENCUENTRO_TextScarica
D1_Etapa 01_marcapáginas, oración, Chiara delante del tabernáculo_esScarica
D2_Etapa 01_Creación_POSTERScarica